viernes, 3 de octubre de 2008

La leyenda del Golem y la Tecnología.

Apelando a la leyenda del Golem, se propone una forma de pensar la enseñanza de la tecnología, para desarrollar el conocimiento de la técnica, con una perspectiva humanista que no la idolatre, y señale y prevenga acerca de los riesgos reales que el uso de la tecnología supone.
En la antigua tradición cabalista judía, el Golem es un muñeco de arcilla que puede recibir vida con la combinación adecuada de ciertas palabras y siguiendo las indicaciones del libro Letzirá. La leyenda narra que en el siglo XVII, el Rabino León de Praga, conocedor de la Cábala, construyó un muñeco de arcilla al que dio vida. El producto de esta hechicería podía ayudar al Rabí en las tareas hogareñas y en la sinagoga. Este muñeco no hablaba: crecía un poco todos los días. Aprendía las órdenes que se le daban. En la frente del Golem estaba escrita la palabra EMET, que en hebreo quiere decir “verdad’ Para eliminar al Golem se debía borrar la primer letra E o ALEF, en hebreo; quedaría así la palabra MET, que quiere decir “muerte” y el Golem moriría.
En un determinado momento, su tamaño comenzó a asustar a la gente. Estaba tan alto el Golem que cuando el rabino quiso eliminarlo, no pudo llegar a su frente. Para hacerlo, le ordenó que le atara los zapatos. Cuando el Golem se agachó, el rabino borró la letra, el Golem se volvió arcilla que, hecha montaña, aplastó al rabino, ahogándolo.
El especialista en Cábala Gershom Scholem (1978) plantea que la metáfora del Golem supone una advertencia, propia de la religión judía, respecto de la idolatría hacia objetos creados por el hombre, asignándole a la creación de vida en objetos hechos por el hombre una dimensión diabólica.
¿Cuál es la relación que tiene esta leyenda con la tecnología?
¿Qué están tratando de enseñar o de qué nos quieren advertir los sabios? La metáfora del Golem supone que sólo a los rabinos sabios conocedores de los libros sagrados y de las palabras con cuyas combinaciones se puede otorgar alguna forma de vida a los objetos, les es asignado este poder “mágico”.
En primer lugar, la tecnología trata productos humanos. Es el mismo hombre el que anima a las herramientas, las que se convierten en extensiones de la misma persona. De los mecanismos, nacen las máquinas a las que los motores dan movimiento; el hombre “dialoga” con ellas en un “lenguaje” armado de gestos: a cada gesto humano, la máquina “responde” con otro gesto.
Las máquinas han mejorado permanentemente, han “crecido”. Pero las maquinas no piensan como las personas. Por algún fenómeno de la naturaleza humana, esa que tanto preocupa a las religiones, en las técnicas subyace la idea de mejora: quién repite una tarea, la mejora. Las innovaciones se van transmitiendo de una técnica a otra.
La maquina de vapor, desarrollada como una bomba de agua, fue perfeccionada (por James Watt, un “sabio”, que seguramente dominaba las palabras, los números y los códigos técnicos) y en este proceso alguien vio un motor. Este motor se aplicó al transporte y a la fabricación de bienes, y en este proceso algunos hombres encontraron un instrumento que posibilitó hacer crecer su poder, una revolución industrial. El “Golem” siguió creciendo. Los intentos de borrar la letra alef fueron infructuosos, el Golem comenzó a darles poder a sus inventores y a sus empleadores.
Los sabios de la Cábala no imaginaron la posibilidad de combinar las palabras mágicas para que el Golem pensara. Pero algunos sabios se dedicaron a buscar esta posibilidad. La informática, de base tan matemática como la cábala, sumada a la electrónica, que creció a partir de las comunicaciones, sentó las bases y hoy hay máquinas que prácticamente “piensan”.
La metáfora del Golem parece advertir de los riesgos de que este potencial técnico se vuelva en contra de las personas. El nivel actual de desarrollo de la tecnología hace pensar que, como convergencia de los distintos avances en diferentes áreas, el Golem ha dejado de ser una metáfora para tener una existencia real. Y sus efectos ya se manifiestan en la vida cotidiana, beneficiándola en algunos ámbitos y perjudicándola en otros. El Golem, en el mundo del trabajo capitalista, ha generado pérdida de empleo con sus consecuencias de pobreza e indigencia.
Vale la advertencia cabalística. Asumimos la advertencia e intentaremos incorporarla a nuestra práctica en la enseñanza de la tecnología.

11 comentarios:

daniela dijo...

Nuestra opinión sobre el texto y la revoluciòn industrial es:
El hombre es el que creo y busco avences tecnologicos para su beneficio, pero tambien trae concecuencias negativas, las cuales en algunos casos no se tienen en cuenta. Ej en la leyenda del Golem, el mismo llego a dar ayuda al hombre,en las tareas diarias, al ser un muñeco ''automatizado'' por el hombre, se les fue de las manos, crecia dia a dia por demas , hasta asustar a la gente...por lo tanto el hombre intento detener esto y logro matar al Golem y el Golem al hombre luego de aplastarlo....y en la actualidad pasa lo mismo con los beneficios tecnologicos adquiridos,que avanzan constantemente, y producen que le hombre tenga cada dia menos participacion en la vida cotidiana...como asi otros avances ayudan a la socializacion global, ej internet, telefonia movil etc

Flor dijo...

Hemos llegado a la conclusion de que lo que habla el texto tiene mucho que ver con la realidad actual, ya que dia dia la tecnología avanza más facilitandonos las tareas cotidianas y laborales ahorrandonos tiempo. Pero tambien tiene su contra, porque va a llegar un momento en que la tecnología nos va a saturar.

Pau y Eli dijo...

En nuestra opinión la tecnología es bien utilizada en situaciones "necesarias". Por ejemplo: como fuente de herramientas, o como método de comunicación mas rápida y directa. Pero en un uso moderado, que no sea imprescindible para la vida cotidiana.
Pau y Eli

marta dijo...

con el paso del tiempo la tecnologia se fue superando y provoca por lo menos en lo que es en la fabrica,reemplazar al humano por maquinas,por lo tanto en nuestro pais aumenta la desocupacion, entre otros temas.pero a su vez a todos nos sirve ,como por ejemplo, en la comunicacion,internet,nos permite,estemos en el lugar que estemos,dialogar con el otro como si estuvieramos frente a frente.

ana dijo...

El ser humano crea maquinas para satisfacer su necesidades mas indispensables hasta para el lujo, placer, bienestar, a medida que esto crece, crece la demanda y nuevos inventos o creacion, para dominar o generar beneficios propios, estos cambios han cambiado la vida cotidiana de la gente y aun sigue vigente este crecimiento de maquinas pensantes que dominan el mercado y que es la base central del mundo (capitalista) y las personas que en el lo habitan.

Gabriel Alfi dijo...

no hubo nuevos comentarios este finde...
vamos chicas vamos!
tenemos que mantener el contacto para las clases virtuales!
participen!!!

Analia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Analia dijo...

Comparto las opiniones con mis compañeras los avances tienen sus ventajas y desventajas en la realidad "La leyenda del golem" sigue presente donde las maquinas ocupan el lugar del hombre y de cada una de las personas siendo parte hasta En lo mininmo de lo cotidiano..

Analia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gabriel Alfi dijo...

Yo quisiera destacar, que la revolucion tecnologica ha comenzado pero no ha terminado. Quizas, el vertigo que llevamos en nuestra cotidianeidad no nos permite dar cuenta de los avances que transitamos. Es necesario tomar distancia y reflexionar sobre el uso que hacemos de esos productos tecnologicos que invaden nuestras vidas.

daniela dijo...

Luego de leer los comentarios de mis comañeros, creo que coincidimos con el mensaje que deja la leyenda del Golem y la tecnología....y pienso ademas que la teconología al paso que va, va a ganar al hombre!!!